“El territorio, la cultura y las prácticas, nos lo recuerda: Nosotros venimos de la tierra, la reconocemos y la sentimos”  Sabine Sinigui – Comunidad Embera Eyábida , Frontino Antioquia.

Todos los pueblos indígenas coinciden en el origen y sufrimiento de la tierra, afectada por actividades industriales, humanas y años de conflicto armado que han  creado desestabilización en sus comunidades.

Jorge Cárdenas, del pueblo índigena Gunadule ubicado en Unguía norte de Chocó, expresa “Anteriormente teníamos de todo: tierra fértil, animales cerca de los resguardos… eso hoy es diferente, están entrando las empresas de megaproyectos como la minería y eso nos va dañando, tenemos los ríos contaminados y también los territorios, con minas antipersonales”

Añade que para restaurar el medio ambiente, es necesario que los conocimientos ancestrales sobre el cuidado de la naturaleza sean transmitidos de generación en generación. Aquí es donde los pueblos entran en lucha, además de que la influencia occidental los afecta y directamente a la naturaleza, la invasión en sus territorios los ha hecho más vulnerables.

Comunidad indígena Guanadule – Imágen: Artesanías de Colombia.

Antioquia cuenta con 160 comunidades indígenas que habitan 46 resguardos, distribuidos en 32 municipios del departamento. Desde la Gobernación, hacen un esfuerzo para legalizar los resguardos, para declararlos territorios indígenas.

Pero la lucha es constante, tienen claro que los foráneos no respetan su territorio. Cárdenas añade que esto “Genera un desequilibrio de nuestra armonía, los jóvenes y mujeres se están suicidando, en nuestro pueblo no existía el suicidio, la gente vivía alegre, tranquila en su territorio con la madre Tierra” añade que en su pueblo el último caso fue en el 2015, pero hasta el momento, se tiene registro de un total de 10 jóvenes que han decidido terminar con su vida.

Éstos seres ancestrales tienen claro que son los protectores de la naturaleza y que los foráneos, debemos crear conciencia y sentir la madre tierra como parte de nosotros, respetando y conservando nuestro entorno.

Realmente necesitamos un cambio consciente, mucho es lo que predicamos pero no conocemos a fondo la diversidad de fauna, las plantas y los alimentos que nacen de la tierra, exceptuando el modo en hacerles daño.

Los indígenas o guardianes de la naturaleza, toman lo necesario para vivir, respetando el entorno. La sociedad avanza en un mundo globalizado, donde los cambios e innovaciones tecnológicas nos sorprenden día a día.

¿Por qué no sorprendernos con su cuidado y pensamiento?. Muchos ven a sus comunidades, como pueblos alejados de la sociedad, abandonados por el gobierno y con retrasos a nivel tecnológico, pero su valentía de defender lo que les pertenece es lo que les da fuerza para proteger los bosques y su diversidad, el crecimiento de los alimentos, preservar la sostenibilidad, evitar la deforestación, entre otras múltiples actividades que provienen de su ser,  porque su madre y lo más valioso que tienen, es la tierra.

Miembros de Resguardo Indígena Arhuaco en Eco Hotel Tierra de Agua.

En Eco Hotel Tierra de Agua vivimos una mágica experiencia con miembros de la comunidad Arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta, quienes son muy abiertos en compartir con diferentes comunidades y aprender de otras culturas, sintiendo un gran respeto hacia el ser, convencidos de que de ésto depende el equilibrio de la humanidad. Nos compartieron su espiritualidad y sus creencias, la Sierra la  consideran como el corazón del mundo, en donde nace la vida.